Se presentó el libro “Mamá desobediente, una mirada feminista a la maternidad” de Esther Vivas

Se realizó en el marco del programa “Letras en Conexión” llevado a cabo por el Gobierno de La Rioja, a través de la Secretaría de Culturas. La presentación y entrevista a la autora, estuvo a cargo de la Lic. Laura Seppi.

«Ser madre no es una tarea fácil. Vivimos en una sociedad hostil a la maternidad. No es fácil quedarse embarazada, tener un parto respetado, dar de mamar donde y cuando quieres, compaginar la crianza y el empleo. Todo el mundo se cree que puede juzgarte. Parece que tenemos que escoger entre una maternidad supeditada al mercado o una maternidad patriarcal sacrificada. Pero, ¿dónde queda nuestro derecho a vivir sin imposiciones la experiencia materna?».

Así inicia “Mamá desobediente, una mirada feminista de la maternidad”, presentado en “Letras en Conexión”, el marco previo a la 18° Edición de la Feria del Libro de La Rioja, a través de las redes sociales de Feria del Libro, y también por la pantalla de Canal 13, junto a su autora, la periodista y socióloga Esther Vivas, entrevistada por la psicóloga y psicoanalista, Laura Seppi.

Vivas, escribe a partir de su experiencia propia y particular como madre, de hecho, en el libro nos encontramos con algunas crónicas escritas en primera persona con referencias a corrientes del pensamiento feminista e incluso indagaciones a cerca de los discursos médicos, culturales, estatales, etc sobre la experiencia de concebir hijos o hijas.

Ser una madre feminista, en palabras de la autora, es “una maternidad antagónica a la maternidad dominante, se ha establecido a lo largo de la historia una madre sacrificada, una superwoman, que compatibiliza crianza y empleo”, agregando, además, que vivimos bajo un ideal que no existe, un ideal que genera culpa: “esta experiencia de maternidad que nos ponen adelante, es un modelo que no podemos cumplir, por esto es importante el concepto de maternidad rebelde, insumisa”. Ser una madre rebelde, en tanto es poner en cuestión del ideal hegemónico de maternidad: “una madre que se revela, una madre real, con amor incondicional a la criatura, pero también con un agotamiento infinito, una maternidad con luces y sombras”. En una última instancia según expresa Esther, una madre rebelde es también una madre que se reconcilia con su propia capacidad de gestar, para dar a luz, para parir.

Referido a la defensa de las madres, Vivas expresó que no hay quien las defienda. Marcando, también, en las reflexiones del libro, habla sobre el feminismo y la necesidad de que el movimiento se haga eco de los derechos de las infancias: “La infancia ha sido uno de los sectores más perjudicados. El cuidado de los niños y niñas ha recaído en su mayoría en las mujeres, por ende, las criaturas también han sufrido mucho”, indicó, y sostuvo que cuando pensamos en responsabilidad, lo primero que se nos viene a la cabeza es solo una actividad que debe tener la madre, cuándo en realidad debería ser de la pareja o del equipo de familia.

La maternidad como elección

Vivas, cree importante y necesario vincular el derecho a ser madre con el derecho al aborto: “debemos tener el derecho a ser madres cuándo queremos y como queremos”, sentenció, haciendo hincapié y eco en el lema del feminismo hoy en Argentina: “La maternidad será deseada o no será”, ambas decisiones son legítimas y perfectas, la maternidad, siempre debe ser elegida.

En su libro, además, se determina como fundamental el hecho de poder decidir sobre el propio cuerpo de la mujer: “todo el mundo considera que puede opinar de tu embarazo, incluso, todos saben más de tu embarazo que vos misma. Siempre la última palabra en ese embarazo lo debe tener la madre, pero es una realidad que a las madres se las trata de una manera paternalista, y cuándo tu bebé nace, todo el mundo cree que sabe más de tu hijo que vos, siempre se nos está cuestionando.”

Parir hoy

Entre preguntas y respuestas junto a Seppi, Vivas citó un ejemplo sobre el parto mismo. Las mujeres, en otras épocas, parían en cuclillas, la mamá se encontraba en constancia movimiento y de manera vertical. En tanto, desde que tomaron fuerzas ginecólogos/as y obstetras y sus posturas, las mujeres empezaron a parir tumbadas, acostadas, para favorecer a la comodidad del médico o médica. Esta postura, se convierte en demasiado dolorosa para la mujer y dificulta el correcto desarrollo del parto. Es por ello que la autora comenta que “la medicalización del parto, no respondió a las necesidades de mamás y criaturas, si no a una mirada en general masculina de la medicalización de lo que es el parto”. Haciendo referencia a nuestro país, también expresó que en Argentina “hay una epidemia de cesáreas, y eso es un problema. Tiene consecuencias para ambos posterior al parto, es necesario combinar viejos conocimientos con nuevos procedimientos”.

Los silencios de la maternidad

Vivas, expresó que todos los silencios de la maternidad, deben escribirse con mayúsculas: “Todo lo que rodea al ser madre, está envuelto en muchos silencios, hay temas que son tabú”, sostuvo. Asimismo, divide a estos silencios en tres, que chocan con lo que socialmente se habla sobre concebir a un hijo o hija. En primer lugar, son los problemas de infertilidad, un problema que no es individual, cuenta con causas que pueden ser ambientales, causas devenidas de un embarazo postergado hasta tener estabilidad económica. En segundo lugar, la pérdida gestacional, el dolor de esa pérdida, que sucede más veces de lo que pensamos. Y, en tercer lugar, la depresión post parto: momentos dónde puede presentarse la tristeza, no estar enamoradas de su bebé, por causas que también tienen que ver con un parto traumático resultado de la violencia obstétrica, y eso da paso a problemas vinculados a la salud mental: “hay mujeres que hasta se han sentido violadas en el parto, y pueden sufrir estrés post traumático”, finalizó.

Reviví esta presentación con entrevista a través de Facebook Medios Provincia o de Feria del Libro – La Rioja: https://www.facebook.com/watch/?v=344097216858945

 

Dejar un comentario

12 − once =