Día de escritores y escritoras

El Día del Escritor y Escritora es una celebración que nos invita a pensar en una profesión especialmente dedicada, mutante de generaciones e importante para cada época. No existe una sola manera de percibir el mundo de quien escribe, y tampoco existe un rumbo específico a seguir por un escritor o escritora; por eso, las miradas sobre la profesión varían, desandan distintos caminos, pero se encuentran en la vocación de poner en palabras las ideas. En esta nota, Héctor David Gatica, Adriana Plaza Karki, Carlos Paredes y Mariana Agüero, reflexionan sobre el Día del Escritor.

Héctor David Gatica empezó a escribir a los 17 años. Es poeta, antologador, investigador y ensayista. Nació en Villa Nidia, La Rioja. Escribe, y escribió inspirándose entre otras cosas, en personas con las que podía compartir tiempo: acheros, carboneros, todos brindándole material para sus textos. En su andar por las letras, escribió un sin número de libros en los que el paisaje de nuestra Rioja alcanza el lugar más importante. Relató costumbres, elementos y personajes. También le dedicó tiempo y momentos a escritores riojanos, hasta tal punto de crear “Integración Cultural Riojana”, que consta de cuatro tomos, de 2450 páginas, declarada patrimonio cultural de nuestra provincia. El restablecimiento de la democracia lo encontró trabajando junto a Ramón Navarro en la obra discográfica que se constituye en un icono del cancionero provincial: La Cantata Riojana.

Cuando era joven, recuerda Gatica, llegó a Villa Nidia un supervisor de escuela de apellido Plaza, que le regaló un libro llamado “Romancero Gitano”, una obra poética de Federico García Lorca, publicada en 1928, compuesta por dieciocho romances con temas como la noche, la muerte, el cielo, la luna, con el conector común que es la cultura gitana, “entendí que todo lo que había escrito no valía para nada, esa poesía me golpeó muy fuerte, y me impulsó a salir y visitar poetas, para eliminar esa ignorancia poética que tenía. Ahí, incursioné en la literatura universal, a algunos autores no los lograba entender, pero sentía una vibración especial”, cuenta. La vasta trayectoria de Héctor David Gatica incluye numerosas distinciones y premios literarios; y observa con mucho entusiasmo el desempeño de jóvenes escritores y escritoras, “hay bastantes jóvenes que me resultan realmente interesantes, escriben y se mueven acompañando a lo que pasa en nuestra historia, hay una base de escritores que se dedican mucho a la poesía desde muy pequeños”.

Alguna vez nos preguntamos ¿qué despierta ese interés? O ¿cuándo nos convertimos en escritores?

El compositor, músico y escritor riojano, Carlos Paredes, sostiene que todos y todas somos escritores en un punto, pero hay un momento en que uno se dice “es el oficio que me interesa y es lo que quiero hacer con mi vida” y eso es justamente lo que le sucedió a él. Un ejemplo de ello es la riojana Mariana Agüero, profesora de música, pianista y, además, escritora; comenzando a dedicarse hace pocos años en los talleres dictados por Adriana Petrigliano, “…desde los talleres que participo en concursos, conocí a otros escritores, empecé a tomármelo con más seriedad…”. Agüero y Paredes comparten el conector musical, que en muchas ocasiones es un recurso principal, y muchas veces no. Paredes se dedica principalmente a la poesía, la poesía de verso libre y la poesía para canciones y las temáticas sobre las que escribe suelen estar atravesada por lo identitario, el terruño, los símbolos de los riojanos y riojanas, asegura que hay mucha riojanía en su escritura. Sin embargo, no cree tener límites sobre qué escribir ya que es toda una exploración descubrir sobre qué escribir. Agüero cuenta que, si bien encuentra mucha inspiración en la música a través de su piano, busca otras fuentes de inspiración en lo cotidiano, como aquella vez que “estaba haciendo otra cosa diferente, distinta, y vi en mi mesa un invisible (para el pelo). Se me ocurrió entonces escribir sobre eso, aprendí que apenas salga algo de mí, apenas la inspiración surja, debo plasmarla, no me gusta nada que sea forzado”.

Quien escribe, sabe qué cosas le generan pasión e intentan buscar inspiración allí. Hay tantas maneras de escribir como pasiones de escritores y escritoras, por ejemplo, Adriana Plaza Karki es profesora y licenciada en historia, oriunda de la ciudad de Chilecito, y es una de las escritoras más renombradas de nuestra provincia; ella sostiene que la vocación por la historia y la investigación histórica fue lo que la llevó a escribir. “Mis primeras obras fueron sobre la intervención de Hipólito Yrigoyen en Catamarca y sobre la minería en La Rioja, un tema que me apasiona. Ahora estoy trabajando en su actualización con más documentación para avanzar con el tiempo sobre esta temática”.

Al ser historiadora, se dedica en su totalidad a escribir sobre historia sin incursionar en otros temas, aunque siempre tiene en consideración que “en algún momento puede que escriba una novela, pero seguramente será de corte histórico, ya que mi tema de trabajo y escritura siempre es historia”. Esta pasión por la historia es su principal y única inspiración a la hora de sentarse a escribir un nuevo libro, asegura que es ella, la historia, de donde le surgen las ideas y ganas de escribir. David Gatica, por su parte, se dedica a escribir principalmente poesía y cuentos, pero también, comenta que lleva un diario, que consta hoy de más de dos mil páginas (pero publicadas alrededor de mil), entre las cuáles también se pueden encontrar algunos ensayos.

De ese modo, entendemos que, en el mundo de la escritura, son varios los estilos, modos y estructuras que se pueden tomar a lo largo del camino, hasta encontrar el rumbo que despierte esa pasión donde se encuentren fuentes de inspiración constantes: objetos, tradiciones, sentimientos y hasta contextos históricos; como cuenta Gatica que hace varios años ya, en tiempos de Dictadura Cívico Militar en Argentina, en un contexto diferente, él escribía los poemas de “Los días insólitos”, en los cuáles daba testimonio de la conmoción por la desaparición, la tortura y la muerte. “Un día como hoy, en el Día del Escritor, estaban siendo llevados a la cárcel Ricardo Mercado Luna, Arturo Ortiz Sosa, y el profesor Carlos Lanzilloto, y yo admiré que en esos contextos hayan podido realizar algunas creaciones”, recuerda.

En este sentido, Carlos Paredes destaca que es importante marcar que las diferentes generaciones, que vivieron diferentes contextos, escriben y escribieron en mundos muy distintos y con herramientas diferentes: “generaciones anteriores no contaron ni por cerca con herramientas con las que contamos ahora y al vivir mundos distintos, la escritura es distinta también”. Por eso, la ventaja de la actual generación es que esos escritores anteriores existieron: “tuvimos la posibilidad de emocionarnos, descubrirnos, pelearnos y más al leer porque tuvimos las lecturas de estos referentes que, en algún punto, nos mejoró”.

Tanto Paredes como Agüero nombran a Gatica dentro de sus referentes en el mundo de la escritura y la poesía. La Rioja pensada como cuna de escritores y escritoras de alto nivel, con referencias históricas exquisitas y cruces generacionales interesantes. Aquellos que dejaron su huella y aquellos que siguen produciendo contenido, como Plaza Karki, que encuentra referentes en riojanos como Víctor Robledo o Roberto Rojo, y cuyas primeras obras fueron sobre la intervención de Hipólito Yrigoyen en Catamarca y sobre la minería en La Rioja, un tema que la apasiona, y sobre el que sigue investigando, “…ahora estoy trabajando en su actualización con más documentación para avanzar con el tiempo sobre esta temática”, adelanta; o como el mismo Gatica, que recuerda que cuando llegó la pandemia, se acordó de la película Titanic, “dónde los músicos saben que en minutos van a naufragar, pero aun así siguen tocando sus instrumentos, siguen haciendo música. Ellos sabían que iban a morirse así. Eso, me levantó y empecé a trabajar en un nuevo libro, a mis 84 años, que se llama “Crónicas necesarias”.

Carlos Paredes afirma que el oficio del escritor hoy es “bastante ingrato, porque no siempre hay retribución correspondiente, es precario y a su vez, desparejo”. Y en cuanto a la actualidad, en contexto de aislamiento social, sostuvo que “se pasa momentos en donde no querés escribir y otros en donde sí, porque sentís la necesidad de conectar con ese trabajo y ordenar en palabras las sensaciones, que son muchas”.

Agüero comenta que en los primeros días de cuarentena no pudo escribir mucho. En otra etapa, “no podía dejar de escribir, luego me agarró como una especie de angustia, eso de sentarme y obligarme a escribir, me costaba un poco”, luego de eso, empezó a buscar información en internet sobre la creación y realización de sonetos: de dónde vienen, por ejemplo, y comenzó a estudiar sobre y eso y trabajarlo. Participó también del concurso de micro relatos en cuarentena, lanzado por la Secretaría de Culturas. “Yo pensé que iba a tener mi tiempo, pero a todos no ha pasado creo, nos tomamos un tiempo como personal, hacemos un poco de lo que nos gusta, pero los días comenzaron a fatigarme, y eso cansa la mente, el alma y no sale lo mejor, tanto tiempo ha menguado un poco mi libertad y facilidad tanto en lo literario como en la música, me sentí muy avasallada”.

Como mencionamos, la pasión, o las pasiones, son generadoras de las fuentes de inspiración, y no siempre es igual. La cuarentena ha sido diferente para todos y todas, la trayectoria en la profesión ha llevado por diferentes caminos a los escritores y las referencias históricas en aquellas figuras que han marcado el amor por la escritura varían y nunca dejan de crecer; la escritura es una profesión que “hay que perseverar, ser constante y, lo que es importante, encontrar la propia voz, una manera de decir con la palabra, lo cual también es perseverar porque no siempre es fácil encontrarse uno mismo”, dice Paredes. Una profesión que requiere sacrificio, vocación, lectura y valentía, porque “incursionar en esto va a ser una de las experiencias más hermosas que se puede atravesar. Cuando hay vocación y voluntad, se nota que hay un escritor en potencia”, dice Plaza Karki, a quienes les brinda todo su apoyo.

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

4 × 2 =