Producciones escritas ganadoras de Feria de la Danza 20/21: «Dirigir danza» por Julio Contreras

El Gobierno de La Rioja, a través de la Secretaría de Culturas dependiente del Ministerio de Turismo y Culturas, realizó la convocatoria abierta para participar de la segunda edición de Feria de la Danza – Expresión de Identidades 20/21 en el mes de diciembre pasado.

Pensada como un espacio de participación, encuentro, capacitación y promoción de la danza en todas sus expresiones y destinada a todas y todos los trabajadores de la danza, la Feria de la Danza abarcó un número importante de convocatorias, entre las cuales se encuentra la de “Producciones escritas” que apuntó a reconocer la escritura circunscrita al campo de la danza considerando sus diversas naturalezas: poética, ensayística, investigación en artes, investigación creación, investigación poética, poesía visual, crítica, comunicación y afines.

Para esta instancia, el jurado a cargo de la evaluación estuvo conformado por referentes de la danza en la provincia: Nicolás Vera, Bruno Van Assche y Miriam Corzi.
Durante los viernes de marzo y abril, estaremos compartiendo las producciones ganadoras.

 

“Dirigir danza”

Por Julio Contreras

Ser-Director de danza o ser una Intrusa que se introduce en la propiedad de otro. De otras.

Se inmiscuye en su hacer. Se da lugar a empujones. De impovisto. Sin autorización. El director-intruso se pone en un espacio que no le corresponde. Y hace que los demás se sientan también intruses. Las confunde. Les hace ver su posibilidad de ruptura. De quiebre. De vencimiento. De cambio. De autotransplante. Todo esto mediante una intrusión violenta.

Dentro del ecosistema que se crea durante el desarrollo de alguna danza, la directora ingresa como un agente patógeno. Busca el agotamiento. A veces destruye, otras, afianza. Otras, permanece en período de latencia.

Como la cepa de la bacteria que carga con toda la información,

que a la vez es mínima, óptima y necesaria.

También posible de no ser nada. De anularse.

O de permanecer inactiva y explotar de pronto.

Y todo sobre el suelo. Todo en el aire. Todo en las cosas. Un sistema (in)orgánico. Entonces hacer la escena es algo así como tomar percepción del ecosistema:

Suelo (pies) + agua (sudor) + aire (respiración) + fuego (piel) + cuerpos = A R E A L I D A D

En el área: piedras, árboles, sombras, madrigueras, cuevas y poblaciones. Comunidad de consumidores. Descomponedores. Inmigración y emigración. Competencia. Simbiosis. Alimentación de un cuerpo sobre otro. Densidad de población. Epidemia y extinción. Nacimientos y muertes. Materia. Cadenas. Redes. Transferencia de energía. Homeostasis. Autorregulación. Autoconservación. Pulsiones de autoconservación. Somo el hambre: deseo de algo, deseo del cuerpo, necesidad de todo el esto. Resaca. Intimidad. Reserva.

Reserva como territorio protegido. Y a la vez, desprotegido. Destinado a algo más. Con un alto grado de provisoriedad. Bestiario selectivo. También una familia que vincula y también aleja. Familia exogámica. Aunque también incestuosa -por el acoplamiento entre bailarines-. Y el director. Un clan. Alianzas, separaciones y treguas. Coalición. Cópula. Yo diría que un cuerpo. Hacer danza es hacer el cuerpo. Además, los cuerpos. Todos los cuerpos haciendo un cuerpo y éste, deshaciéndose en todos los cuerpos. Porque un cuerpo-que-hace, hace de todo, un cuerpo (Todo-Un-Cuerpo). Cuerpo amurallado que se rompe y cae desnudo. En el trayecto, en la eterna caía al vacío. Contundente vulnerabilidad. Un eslabón en la cadena del ecosistema. Un nudo en el entramado, aleatoriamente ordenado, de la danza. Cuerpo espaciado.

Multidimensionado.
Universalizado.
Cosmos y caos.
Totalidad, singularidad.

Dilatación (avance), dilación (retraso). Intracuerpo y Extracuerpo. Preservación y acción. Aspectos ineludibles de la danza.
Esto sucede cuando el espacio es un banco de vestigios. Allí se vierten indiscriminadamente intimidades. Se las lanza con violencia o suelta con exquisita sutileza. Caldo de Extimidades.
Pero el espacio no es solo una dimensión externa a cada cuerpo, sino que es parte de elles.

Infinitos recovecos entre la piel, la carne y el hueso por donde ese caldo de extimidades, se filtra y circula hasta la médula, para volverse íntimo. Es justo aquí donde trabaja cada intérprete. Todo tiene que ver con un juego sobre historias. Sobre las propias historias. Historias hechas cuerpo que, por ser Intracuerpo no son narración sino pulsión carnal. Y piel. Son entelequias pujantes que, al desparramarse a través del movimiento, se vuelven mónadas. Mónadas que invaden el espacio. Lo contaminan. Lo vuelven arealidad.
Extracuerpo. Y sobre ese Extracuerpo se pierde el control. Solo se puede especular. La danza parece jugo de espaciamientos. Y de acercamientos. El contacto nos aproxima. Todos en una misma realidad.

Arealidad de cuerpos que en la juntura son otros cuerpos.

Y mientras avanzamos en el trabajo, nos trastocamos. Perdemos la noción de propiedad.
Somos de la otra/del otro/del otre. Y ellas/ellos/elles son nuestros. Trastrocamientos.
Y nos volvemos intrusos.
Todas intrusas y huépedes.
El intruso nos abduce.
Nos chupa.

Arealidad que es espaciamientos y a la vez retracciones de cada cuerpo: densidad. Y la densidad posibilita el nacimiento del intruso. Y la intrusa es una densidad. Sobre esta densidad acciona la directora. Los intrusos crean en la densidad desde la mutualidad.

El director-intruso se mete entre les otres sin derecho o autorización. Pero al meterse es abducido. Chupado por la densidad escénica. Ahí la melaza. Los residuos.

Residuos que ya no serán forma, sino n u e v a c a r n e .

 

Julio Contreras es docente, escritor, investigador y hacedor escénico.
Dedicado a la investigación-creación en artes escénicas (danza y teatro), investigación educativa, la docencia en nivel superior (terciario y universitario) y la producción escénica independiente.
Licenciado en arte escénico mención danza. Licenciado en arte escénico mención teatro. Profesor de Expresión Corporal-Danza. Actualmente cursado en el doctorado en Ciencias Humanas con mención en Educación en la UNCa.
Docente en el ISAC Prof. Alberto Mario Crulcich en el Profesorado de Danza, a cargo de las cátedras Teoría General de la Danza, Danzas II – Expresión Corporal, Danzas III – Danza Contemporánea, Residencia Pedagógica II y Taller de Producción y Dirección Escénica.
Docente en la Licenciatura en Arte Escénico de la UNLaR a cargo de la cátedra Composición Coreográfica y Jefe de Trabajos Prácticos en Metodología de la Investigación y Trabajo Final.
Co-director de la Compañía ISAC del ISAC Prof. Alberto Mario Crulcich y Co-director del Espacio de Investigación Artística en el Centro Prodanza.

Dejar un comentario

20 − 14 =